Claves de la seguridad alimentaria: Temperatura adecuada de los alimentos

En este nuevo artículo dedicado a la manipulación de alimentos vamos a tratar cuales son las diferencias y las temperaturas adecuadas a la hora de la preparación de los alimentos.

A continuación os dejamos unas sencillas pautas para asegurar la seguridad alimentaria en el proceso de la cocción, recomendadas por AESAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición)

Cocer, guisar, asar o freír completamente

calentar los alimentos con una temperatura adecuadaLa correcta cocción nos asegura la eliminación de los microorganismos peligrosos. Los estudios indican que cuando cocinamos y alcanzamos los 70ºC en todo el alimento estamos garantizando su inocuidad.

Cuando cocinemos los alimentos debemos evitar que estos queden crudos en su interior, especialmente las carnes, los huevos y el pescado, y más concretamente las piezas  gruesas.

También debemos asegurarnos que las sopas y guisos alcancen la ebullición.

Si vamos a recalentar comida, hemos de asegurarnos que está perfectamente recalentada.

Mantener los alimentos a temperaturas adecuadas y seguras

temperatura de los alimentos en la neveraAlgunos microorganismos pueden multiplicarse de forma muy rápida en los alimentos cuando estos están a temperatura ambiente.

Por debajo de los 5ºC el crecimiento microbiano se hace más lento e incluso llega a detenerse por debajo de 0ºC. Aunque es cierto que algunos aún son capaces de crecer por debajo de esa temperatura.

Por todo ello, nunca debemos dejar alimentos cocinados a temperatura ambiente. Se deben almacenar en el frigorífico lo antes posible, preferiblemente por debajo de 5ºC, tanto los alimentos ya cocinados como los perecederos.

La comida que esté cocinada y lista para el consumo ha de conservarse por encima de los 65-70ºC.

Nos gustaría recordar también que no se debe guardar comida mucho tiempo, ni siquiera en el congelador, y tampoco se ha de consumir alimentos después de su fecha de caducidad. Además cuando queramos descongelar un alimento se ha de hacer siempre en la parte baja del frigorífico, nunca a temperatura ambiente.

Cómo generar menos residuos alimentarios

A continuación os dejamos algunos consejos para tirar menos residuos alimentarios, ahorrar y proteger el medio ambiente.

¿QUÉ PUEDO HACER CADA DÍA PARA GENERAR MENOS RESIDUOS ALIMENTARIOS?

Sigue estos consejos para tirar menos residuos alimentarios, ahorrar y proteger el medio ambiente:

1 Planificar la compra:

  • Elabora un menú semanal. Te ayudará a planificar que alimentos necesitas.
  • Antes de salir de casa mira en el frigorífico y en la despensa para ver si cuentas con los alimentos necesarios y confecciona una lista de la compra en la que sólo figuren los que te hagan falta.
  • Cuando llegues a la tienda consulta la lista y limítate a comprar lo que hayas apuntado.
  • Recuerda: No te dejes tentar por las ofertas y no hagas la compra con hambre: volverás a casa con más artículos de los necesarios.
  • Compra la fruta, verdura, carne, pescado…por piezas en lugar de preenvasada. De esta forma comprarás exactamente la cantidad que necesites.

fecha de caducidad2 Comprobar la fecha de caducidad:

Si no tienes previsto consumir de inmediato un artículo cuya fecha de caducidad se aproxime, coge otro que caduque más tarde o cómpralo el día que vayas a consumirlo (los de mayor vida suelen estar detrás o debajo en el lineal)

Ten en cuenta la información de las etiquetas:

“Fecha de caducidad”: indica que ese alimento puede consumirse con seguridad hasta la fecha señalada (es la etiqueta que suele figurar en la carne y el pescado);

“Consumir preferentemente antes de” indica que ese producto mantendrá la calidad esperada hasta la fecha señalada.

¡OJO! Si la fecha de consumo preferente de un producto ha pasado, no quiere decir que no sea seguro sino que puede haber modificado, en mayor o menor medida, alguna de sus características iniciales.

3 Tener en cuenta el presupuesto:

Tirar comida equivale a tirar dinero, así que no olvides comprar con la cabeza y no con tu estomago.

4 Mantener el frigorífico en orden:

s alimentos en el frigorifico

  • Comprueba las juntas del frigorífico y la temperatura en el interior.
  • Para garantizar la frescura y longevidad de los alimentos, debes conservarlos refrigerados a una temperatura comprendida entre 1 y 5° C.
  • Permite que circule el aire entre los alimentos, manténlos envasados, y recuerda que la zona más fría es la inferior.
  • Evita abrir y cerrar más de la cuenta la puerta del frigorífico, ya que esto produce grandes fluctuaciones de la temperatura en el interior.
  • En el caso de su congelador, la temperatura idónea de congelador deberá oscilar entre -18ºC y -21ºC. De nuevo, no olvides comprobar que has dejado cerrada la puerta de tu frigorífico.

 

5 Almacenar y leer el etiquetado de los alimentosel etiquetado de los alimentos

  • Sigue las instrucciones que figuran en el envase.
  • El etiquetado es importante, tanto para saber cómo manejar el alimento como para saber la utilidad y el valor nutricional del alimento.

6 Rotar los alimentos:

Al igual que en una tienda, la colocación de los alimentos en tu frigorífico es importante.

  • Cuando compres alimentos, pon delante los que ya estaban en el frigorífico (más antiguos o perecederos)
  • Coloca detrás los que acabas de comprar.

Así evitarás el riesgo de almacenar productos que no se puedan consumir o enmohecidos. Sigue el método FIFO (Fist in first out: lo primero que entre debe ser lo primero que salga).

7 Servir cantidades pequeñas de comida:

cómo servir el plato de comidaEn vez de servir grandes raciones de alimentos, sirve los platos poco a poco sin cantidades excesivas de forma que, en vez de que sobre comida en el plato, se pueda repetir cuantas veces se quiera.

Así, en el caso de tener sobras, estas no saldrán de la cocina a la mesa, y de la mesa a la cocina.

8 Aprovechar los restos:

En vez de tirar a la basura los restos de comida, utilízalos para la comida del día siguiente, aprovéchalos como ingredientes para la cena de ese día (en una tortilla o en una ensalada por ejemplo) o congélalos para otra ocasión.qué hacer con los restos de comida

Algunos ejemplos de usos para dar a las sobras, según el tipo de alimento, son:

  • Fruta: La fruta demasiado madura puede utilizarse para hacer batidos o tartas.
  • Verduras: Las verduras que empiezan a ponerse mustias pueden aprovecharse para cremas o sopas.
  • Bollería no rellena y pan: reutilización en otras preparaciones: tostar el pan, rallarlo, freírlo, hacer postres como el pan de calatrava con magdalenas, o croissant que estén duros…

¡CUIDADO! Alimentos como carne, leche, huevo y pescado son alimentos que pueden permitir un rápido crecimiento bacteriano.

9 Congelar:

cuando congelar alimentosUtiliza la congelación como una herramienta más en tu cocina para almacenar alimentos. Si comes poco pan, congélalo cuando llegues a casa y saca unas cuantas rebanadas dos horas antes de que vayas a consumirlas.

Congela alimentos cocinados, así tendrás la cena lista para esas noches en las que estás demasiado cansado para cocinar.

Ten en cuenta las épocas del año en las que los alimentos se encarecen, como las fiestas navideñas, y anticipa tus compras de congelados, o congélalos cuando estén baratos.

¡RECUERDA! No olvides que no puedes recongelar un alimento congelado previamente ya descongelado ya que puede que no sea seguro. Tampoco olvides empaquetar los alimentos congelados adecuadamente.

Los alimentos congelados en casa no durarán tanto como los congelados en la industria, úsalos pasados unas semanas o un par de meses como mucho.

10 Convertir los residuos en abono para el jardín:

Siempre habrá residuos que haya que desechar, así que ¿por qué no devolver a la tierra lo que hemos cogido?alimentos que sirven de compost

Hacer compost con las mondas de frutas y verduras puede ser una buena opción para abonar tu jardín o tus plantas interiores. Sólo hay que depositar los residuos, cubrirlos con una capa de microbios especiales y dejar que fermenten y en pocos meses obtendrás un excelente abono para las plantas.

Los residuos de comida preparada pueden aprovecharse con un compostador doméstico.

 

Esperamos que te sean útiles estos consejos para generar menos residuos alimentarios en casa. Si tienes cualquier duda aquí estamos para desdudarte.

¿Conoces o utilizas alguna otra pauta para reducir este tipo de desperdicios?

Si quieres puedes compartirlo con nosotros.

pautas para reducir los residuos alimentarios

Fuente: http://ec.europa.eu/food/food/sustainability/docs/tips_stop_food_waste_es.pdf

La seguridad alimentaria también está en tus manos

La seguridad también está en tus manos

Este es el nombre de la campaña divulgativa sobre la manipulación de alimentos que AESAN, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, ha lanzado hace un par semanas.

Esta campaña nace con el objetivo de proporcionar a los consumidores unas sencillas pautas para obtener una mejoría en la seguridad alimentaria de nuestros hogares y prevenir de este modo la transmisión de determinadas enfermedades. Nosotros, como profesionales del sector apoyamos completamente esta iniciativa.

Las guías nos muestran claramente  cómo conseguir unos buenos hábitos en aspectos tan básicos como son hacer la compra, colocar los alimentos y cocinar de forma segura en nuestros hogares.

Algunas de las recomendaciones que nos vamos a encontrar en estas guías, son por ejemplo:

  • Cómo hacer la compra diaria.
  • Cómo elegir bien los alimentos leyendo el etiquetaje.
  • Fechas de caducidad y consumo preferente de los alimentos.
  • Cómo evitar desperdicios innecesarios.
  • Consejos para no romper la cadena de frío.
  • Cómo colocar y organizar los alimentos en el frigorífico de manera adecuada.
  • Cuándo y a qué temperatura se cocinan determinados alimentos.
  • Cuál es la mejor manera de descongelar un alimento.

cómo comprar de forma seguraEl primer paso en unas buenas prácticas higiénicas es cuando vamos a hacer la compra. Este es de los pasos más importantes porque es cuando decidimos qué alimentos son los que vamos a consumir.

Para hacer una compra segura es esencial hacer una buena planificación de lo que vamos a comprar.

Para ello lo mejor es confeccionar una lista de la compra, diferenciando entre los productos que son o no son refrigerados y los congelados.

Es muy útil el uso de bolsas isotermas reutilizables, tanto para introducir los congelados y refrigerados en el supermercado hasta la caja, como para el transporte. También es muy importante leer las fechas de caducidad y de duración para no desperdiciar comida.

Otro de los consejos es comprobar que los envases están en perfecto estado, así como mantener un orden adecuado en el carrito. Una vez finalizada la compra y para no romper la cadena de frío hay que llegar a casa en el menor tiempo posible.

Video: Cómo comprar de forma segura.

cómo colocar de forma segura los alimentosEl paso intermedio es cómo colocar de forma segura y correcta nuestra compra una vez que hemos llegado a casa.

Una vez más debemos clasificar la comida según necesite más o menos frío. Tendremos que guardar antes los alimentos que necesiten temperaturas inferiores para garantizar su calidad, sus propiedades y preservar la seguridad.

Es muy importante saber el orden adecuado de los alimentos dentro de la nevera.

Hay que saber qué alimentos se colocan en bandejas inferiores y cuales van en bandejas superiores. Igualmente, cuando ordenemos la comida, se debe seguir la norma de  “lo primero que entra es lo primero que sale”, también conocida como el método FIFO (First IN First OUT).

Video: Como colocar los alimentos de forma segura

Por último, y no menos importante, hay que saber cómo cocinar de forma segura, y para ello es importantísimo cuidar nuestra higiene personal para una correcta manipulación de los alimentos y para prevenir enfermedades.

Debemos de lavarnos las manos antes y después de manipular los alimentos.

Es en este paso donde más que nunca podemos decir que la seguridad está en nuestras manos. Del mismo modo también debemos dejar completamente limpios e impolutos todos los utensilios que se utilizan, así como las superficies dónde se trabaja.

Es primordial saber cómo debemos descongelar los alimentos. Siempre en el microondas o en el frigorífico, nunca a temperatura ambiente y jamás volver a congelar un alimento que previamente hemos descongelado.

Video: Cómo cocinar de forma segura

Como habéis visto son pautas muy sencillas que no son difíciles de seguir, pero que a veces por lo simples que resultan se pueden pasar inadvertidamente por alto, ocasionando con ello situaciones de peligro que pueden derivar en intoxicaciones alimentarias.

Os animamos a ponerlas en práctica y si os surge cualquier cuestión, no dudéis en consultarnos.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR